FacebookTwitterlinkedInYouTube
Boletín Electrónico Boletín Electrónico Boletín Electrónico
Consultas y peticiones: Consultas y peticiones
Buscador: 
Miércoles, 21 ago. 2019
Boletín Electrónico
 Principal > Boletín Electrónico > Boletín Mayo 2019 > Termoarcilla > Obras con Termoarcilla
Noticias del Boletín
Obras con Termoarcilla
Consejos útiles
Tema del mes
Construcción sostenible
Boletines anteriores
Subscripción al Boletín Electrónico
 
 Vivienda en Navamorcuende (Toledo)  

Junquera Arquitectos ha rehabilitado, en una dehesa de encinas de 50Ha, un conjunto ganadero como segunda vivienda unifamiliar construida (obligatoriamente según ordenanzas) sobre las trazas y la volumetría de un conjunto de naves agrícolas y ganaderas prácticamente derruidas. En esta obra se pone de manifiesto que con los materiales y elementos constructivos actuales es perfectamente posible crear edificios que prácticamente no necesitan consumo energético.

El recinto se acota apoyándose en las trazas preexistentes definidos por muros de piedra, unos existentes y otros reconstruidos, los existentes rehabilitando sus fábricas de piedra y los nuevos revocados con morteros de cal tintados en rojos, generando un ámbito elevado formalizado con un gran bancal que garantiza la protección del ganado cuya actividad se mantiene.

El recinto elevado se trata como jardín doméstico (diseñado por Teresa Galí), utilizando especies autóctonas de floraciones diferentes según les estaciones. El resultado es un espacio ajardinado estructurado en diferentes espacios acotados por las trazas preexistentes.

Sobre este gran bancal emerge la volumetría de la gran nave rehabilitada como vivienda de vacaciones. Frente a las trazas de muros de piedra y de revoco rojo la nave-vivienda emerge como un volumen neto a dos aguas totalmente blanco, muros revestidos de revoco de cal y cubiertas de gres.

En la búsqueda de generar una volumetría neta los canalones se ocultan y únicamente se añaden puntualmente unas “Folies” de color, amarillo y negro, la chimenea-veleta y dos  desagües de los  canalones.

Los huecos se envuelven con unas celosías móviles implementadas con perfilería de acero y una doble malla Italfil cruzada  con el doble propósito de garantizar  seguridad y de generar una penumbra atractiva y sutil.

Esta estrategia espacial y volumétrica se construye con  una premisa que es constante en la arquitectura del estudio, encontrar los elementos constructivos más eficaces frente a los rigores climáticos de cada lugar específico. No es lo mismo construir en la cornisa cantábrica, en la que hay que crear captadores de radiación, que en Extremadura,  en donde hay que defenderse de la radiación solar. Se trata de medidas pasivas, y en este sentido gran medida nuestra arquitectura popular ofrece modelos muy eficaces. Además, los materiales y elementos constructivos actuales posibilitan crear edificios que prácticamente no necesitan consumo energético.

La edificación se envuelve en un edredón formado por muros de 50 cm. de espesor de doble bloque de termoarcilla con cámara y cubierta (ya experimentada en otras viviendas en Extremadura) compuesta de cuatro capas, un panel sándwich de acero de 14 cm (modelo frigoríficos) auto resistente que garantiza la estanqueidad  sobre el que se monta, sobre elevada, una estructura de fachada transventilada de piezas de gres alveoladas blancas brillantes reflectantes de la radiación solar. La cámara de aire se ventila con rejillas situadas en los aleros y en la cumbrera de forma tal que genera una circulación de aire continua.

Los huecos se protegen retranqueándose 55cm generador de sombra variable en función de las estaciones, sombra total en veranos y mínima en invierno con el fin de aprovechar la radiación. Los huecos envueltos por celosías, se cierran durante el día en verano, mientras que en invierno se abren. La vivienda lleva usándose ya cerca de dos años, en los que se ha ratificado su eficiencia energética, frente al calor incluso sin necesidad de implementar ventiladores, y en invierno con un reducido consumo de calefacción. 

La biblioteca como elemento protagonista sirve de elemento estructurante en el reparto espacial del programa funcional. Una espina central de dos alturas de 1,35 m de ancho y 4,30 m de alto sigue la traza de  la cumbrera recorriendo la nave de testero a testero acotando dos espacios. Abajo se reserva servicios de apoyo,  armarios, chimenea, estanterías, etc.

El altillo se reserva para ubicar una gran estantería. La biblioteca se envuelve en una celosía móvil que se abre o cierra a voluntad abriéndose a la zona de estar, al despacho y al dormitorio principal.

Esta espina estructura funcionalmente la vivienda en dos crujías, de 4,50m x 24,50m cuya volumetría a un agua se dimensiona de forma diferente, la Sur utilizando todo el volumen disponible, y la Norte se subdivide para generar espacios más acordes con el tamaño de las habitaciones.

Al Norte un pasillo adosado a la espina central comunica todas las piezas de esta crujía, el vestíbulos interior al que se llega desde el aparcamiento a través de un patio, la cocina, el comedor  los dos dormitorios de invitados y así mismo comunica puntualmente con la crujía sur, al fondo el dormitorio principal y en el centro la zona de estar.

El color en la vivienda utiliza una paleta sencilla El blanco como base de la volumetría, el marrón en el pavimento y frisos y un amarillo potente singulariza el pasillo distribuidor.

Más información: Ficha técnica

   
Principal | Consorcio | Enlaces | Aviso Legal | Contacto | Zona privada | Favoritos
Consorcio Termoarcilla: C/Orense, 10 2º, 28020 Madrid · Tel.:91 770 94 80 · Fax: 91 770 94 81 · termoarcilla@termoarcilla.com